Crearán Escuela Regional de Políticas Públicas

 

1 (3)

La Universidad de San Carlos será pionera en la región al tener la primera escuela que aborde de forma científica la creación de políticas públicas para el desarrollo. 

La Universidad de San Carlos ha tenido la iniciativa de crear la primera Escuela Regional de Políticas Públicas para el Desarrollo. La propuesta fue presentada al Consejo Universitario Centroamericano (CSUCA) en marzo de este año, y el próximo empezará a funcionar el programa de formación.

“Desde la academia hemos visto que cada período electoral ingresan al Gobierno nuevos funcionarios que desechan el trabajo de los anteriores, con esta escuela se pretende implementar la formación de los funcionarios del futuro”, detalla Luis Antonio Suárez, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas, unidad académica que albergará a la escuela.

Ante el problema que enfrentan las políticas públicas, señala que la región tiene crecimiento, pero el desarrollo no se ve. Comentó que hay políticas de corto alcance que se implementan sin un verdadero análisis de la realidad, y que la formación en esta materia busca la creación de políticas públicas serias, planes de acción generales; políticas que no sean aisladas, sino complementarias de todas las acciones del Gobierno.

“Las políticas públicas son importantes para nuestros países en desarrollo, para que los funcionarios puedan dotarse de conocimientos para que contemos con recurso humano capacitado; esa es la trascendencia de esta escuela”. Declaró el rector, Dr. Carlos Alvarado Cerezo, durante la presentación del cronograma de trabajo de la Escuela de Políticas Públicas para el Desarrollo, en una reunión junto a representantes de las universidades de Centroamérica.

Se espera que para marzo del próximo año se empiecen a dar procesos de formación e inicie la selección de los primeros participantes de la Maestría en Políticas Públicas. El proyecto será a nivel regional, implementado a través de subsedes; en la Usac estará la sede central de la escuela. El proyecto está siendo financiado con ayuda de la Instituto para el Desarrollo de Corea (KDI).